domingo, 28 de junio de 2009

Descarga: "La Galatea" de Miguel de Cervantes


Haz click aquí para descargarte el libro.


La Galatea


Dividida en seis libros


Primero libro de Galatea


Mientras que al triste, lamentable acento
del mal acorde son del canto mío,
en eco amarga de cansado aliento,
responde el monte, el prado, el llano, el río,
demos al sordo y presuroso viento
las quejas que del pecho ardiente y frío
salen a mi pesar, pidiendo en vano
ayuda al río, al monte, al prado, al llano.
Crece el humor de mis cansados ojos
las aguas deste río, y deste prado
las variadas flores son abrojos
y espinas que en el alma s'han entrado.
No escucha el alto monte mis enojos,
y el llano de escucharlos se ha cansado;
y así, un pequeño alivio al dolor mío
no hallo en monte, en llano, en prado, en río.
Creí que el fuego que en el alma enciende
el niño alado, el lazo con que aprieta,
la red sotil con que a los dioses prende
y la furia y rigor de su saeta,
que así ofendiera como a mí me ofende
al subjeto sin par que me subjeta;
mas contra un alma que es de mármol hecha,
la red no puede, el fuego, el lazo y flecha.
Yo sí que al fuego me consumo y quemo,
y al lazo pongo humilde la garganta,
y a la red invisible poco temo,
y el rigor de la flecha no me espanta.
Por esto soy llegado a tal estremo,
a tanto daño, a desventura tanta,
que tengo por mi gloria y mi sosiego
la saeta, la red, el lazo, el fuego.

Esto cantaba Elicio, pastor en las riberas de Tajo, con quien naturaleza se mostró tan liberal, cuanto la fortuna y el amor escasos, aunque los discursos del tiempo, consumidor y renovador de las humanas obras, le trujeron a términos que tuvo por dichosos los infinitos y desdichados en que se había visto, y en los que su deseo le había puesto, por la incomparable belleza de la sin par Galatea, pastora en las mesmas riberas nacida; y, aunque en el pastoral y rústico ejercicio criada, fue de tan alto y subido entendimiento, que las discretas damas, en los reales palacios crescidas y al discreto tracto de la corte acostumbradas, se tuvieran por dichosas de parescerla en algo, así en la discreción como en la hermosura. Por los infinitos y ricos dones con que el cielo a Galatea había adornado, fue querida, y con entrañable ahínco amada, de muchos pastores y ganaderos que por las riberas de Tajo su ganado apascentaban; entre los cuales se atrevió a quererla el gallardo Elicio, con tan puro y sincero amor cuanto la virtud y honestidad de Galatea permitía. De Galatea no se entiende que aborresciese a Elicio, ni menos que le amase; porque a veces, casi como convencida y obligada a los muchos servicios de Elicio, con algún honesto favor le subía al cielo; y otras veces, sin tener cuenta con esto, de tal manera le desdeñaba que el enamorado pastor la suerte de su estado apenas conoscía. No eran las buenas partes y virtudes de Elicio para aborrecerse, ni la hermosura, gracia y bondad de Galatea para no amarse. Por lo uno, Galatea no desechaba de todo punto a Elicio; por lo otro, Elicio no podía, ni debía, ni quería olvidar a Galatea. Parescíale a Galatea que, pues Elicio con tanto miramiento de su honra la amaba, que sería demasiada ingratitud no pagarle con algún honesto favor sus honestos pensamientos. Imaginábase Elicio que, pues Galatea no desdeñaba sus servicios, que tendrían buen suceso sus deseos. Y cuando estas imaginaciones le aviva[ba]n la esperanza, hallábase tan contento y atrevido, que mil veces quiso descubrir a Galatea lo que con tanta dificultad encubría. Pero la discreción de Galatea conoscía bien, en los movimientos del rostro, lo que Elicio en el alma traía; y tal el suyo mostraba, que al enamorado pastor se le helaban las palabras en la boca, y quedábase solamente con el gusto de aquel primer movimiento, por parescérle que a la honestidad de Galatea se le hacía agravio en tratarle de cosas que en alguna manera pudiesen tener sombra de no ser tan honestas que la misma honestidad en ella[s] se transformase.

viernes, 19 de junio de 2009

Presentación del libro “Sabrina contra el imperio del zapping” de Rebeca Rus


Este mes salió a la venta el nuevo libro de Rebeca Rus. Ayer se presentó la novela en la librería Códice magno en Madrid a las 19 horas. La persona encargada para este evento era Juan Pacheco.

Antes de la presentación Rebeca firmó algunos ejemplares, entre ellos el mío, y aproveché para hacerle una entrevista rápida. Aquí la tenéis:



Personaje y persona

Juan Pacheco es una persona real. Rebeca creó un personaje inspirado en él. “Rebeca me llamó un día y me dijo que había escrito un libro y que uno de los personajes estaba inspirado en mí y que quería que le prestara mi nombre, mi apellido, mi ser, mi alma.” Como eso no le había ocurrido nunca le pidió leer la novela y ya le diría algo. El resultado fue que se rió muchísimo y accedió a la petición de Rebeca.

La novela está ambientada en el mundo de la publicidad, pero puede ser adaptada a otras profesiones. Según Juan Pacheco “esta novela va mucho más allá porque puede ser los primeros pasos de una persona, cualquier trabajo”.

En Sabrina: 1 – El mundo: 0 existen situaciones que pueden parecer disparatadas y que nos se dan en la realidad. La autora en la entrevista dijo que algunas de esas situaciones estaban basadas en hechos reales. Juan Pacheco lo confirma: “Las cosas que os puedan parecer absurdas en lo que Rebeca escribe, realmente en la realidad son más absurdas.


Novelas realistas

Según Rebeca Rus su primero libro “es una novela de realismo social. Narra las aventuras de una chica cualquiera (es una chica como podría ser un chico) que aprende lo duro que es la vida a base de bromas pesadas”.

En cuanto a la Sabrina contra el imperio del zapping, “tenemos a esa misma protagonista pero ya ha madurado un poquito y eso me ha permitido no centrarme tanto en esos cambios sino en el mundo de la publicidad que hay alrededor.

Os recomiendo Sabrina 1 – El mundo: 0. Y para los que ya hayáis leído esta novela, seguro que os gustará Sabrina contra el imperio del zapping.


© Cristina Fuster Bertrand




martes, 16 de junio de 2009

Descarga: "La ilustre fregona" de Miguel de Cervantes

Pincha aquí para descargar la obra.



En Burgos, ciudad ilustre y famosa, no ha muchos años que en ella vivían dos caballeros principales y ricos: el uno se llamaba don Diego de Carriazo y el otro don Juan de Avendaño. El don Diego tuvo un hijo, a quien llamó de su mismo nombre, y el don Juan otro, a quien puso don Tomás de Avendaño. A estos dos caballeros mozos, como quien han de ser las principales personas deste cuento, por escusar y ahorrar letras, les llamaremos con solos los nombres de Carriazo y de Avendaño.

Trece años, o poco más, tendría Carriazo cuando, llevado de una inclinación picaresca, sin
forzarle a ello algún mal tratamiento que sus padres le hiciesen, sólo por su gusto y antojo, se desgarró, como dicen los muchachos, de casa de sus padres, y se fue por ese mundo
adelante, tan contento de la vida libre, que, en la mitad de las incomodidades y miserias que trae consigo, no echaba menos la abundancia de la casa de su padre, ni el andar a pie le
cansaba, ni el frío le ofendía, ni el calor le enfadaba. Para él todos los tiempos del año le eran dulce y templada primavera; tan bien dormía en parvas como en colchones; con tanto gusto se soterraba en un pajar de un mesón, como si se acostara entre dos sábanas de holanda. Finalmente, él salió tan bien con el asumpto de pícaro, que pudiera leer cátedra en la facultad al famoso de Alfarache.

En tres años que tardó en parecer y volver a su casa, aprendió a jugar a la taba en Madrid, y
al rentoy en las Ventillas de Toledo, y a presa y pinta en pie en las barbacanas de Sevilla;
pero, con serle anejo a este género de vida la miseria y estrecheza, mostraba Carriazo ser un príncipe en sus cosas: a tiro de escopeta, en mil señales, descubría ser bien nacido, porque era generoso y bien partido con sus camaradas. Visitaba pocas veces las ermitas de Baco, y, aunque bebía vino, era tan poco que nunca pudo entrar en el número de los que llaman desgraciados, que, con alguna cosa que beban demasiada, luego se les pone el rostro como si se le hubiesen jalbegado con bermellón y almagre. En fin, en Carriazo vio el mundo un pícaro virtuoso, limpio, bien criado y más que medianamente discreto. Pasó por todos los grados de pícaro hasta que se graduó de maestro en las almadrabas de Zahara, donde es el finibusterrae de la picaresca.

domingo, 14 de junio de 2009

Descarga: "Rinconete y Cortadillo" de Miguel de Cervantes

Para descargar la obra, pincha aquí.



En la venta del Molinillo, que está puesta en los fines de los famosos campos de Alcudia,
como vamos de Castilla a la Andalucía, un día de los calurosos del verano, se hallaron en ella
acaso dos muchachos de hasta edad de catorce a quince años: el uno ni el otro no pasaban
de diez y siete; ambos de buena gracia, pero muy descosidos, rotos y maltratados; capa, no la tenían; los calzones eran de lienzo y las medias de carne. Bien es verdad que lo enmendaban los zapatos, porque los del uno eran alpargates, tan traídos como llevados, y los del otro picados y sin suelas, de manera que más le servían de cormas que de zapatos. Traía el uno montera verde de cazador, el otro un sombrero sin toquilla, bajo de copa y ancho de falda. A la espalda y ceñida por los pechos, traía el uno una camisa de color de camuza, encerrada y recogida toda en una manga; el otro venía escueto y sin alforjas, puesto que en el seno se le parecía un gran bulto, que, a lo que después pareció, era un cuello de los que llaman valones, almidonado con grasa, y tan deshilado de roto, que todo parecía hilachas. Venían en él envueltos y guardados unos naipes de figura ovada, porque de ejercitarlos se les habían gastado las puntas, y porque durasen más se las cercenaron y los dejaron de aquel talle.
Estaban los dos quemados del sol, las uñas caireladas y las manos no muy limpias; el uno
tenía una media espada, y el otro un cuchillo de cachas amarillas, que los suelen llamar
vaqueros.
Saliéronse los dos a sestear en un portal, o cobertizo, que delante de la venta se hace; y,
sentándose frontero el uno del otro, el que parecía de más edad dijo al más pequeño:
-¿De qué tierra es vuesa merced, señor gentilhombre, y para adónde bue no camina?
-Mi tierra, señor caballero -respondió el preguntado-, no la sé, ni para dónde camino,
tampoco.
-Pues en verdad -dijo el mayor- que no parece vuesa merced del cielo, y que éste no es lugar para hacer su asiento en él; que por fuerza se ha de pasar adelante.

martes, 9 de junio de 2009

Ya se puede comprar el nuevo libro de Rebeca Rus

Hoy a salido a la venta el libro "Sabrina contra el Imperio del Zapping", la segunda novela de Rebeca Rus. Es la secuela de "Sabrina: 1 - El mundo: 0".

Rebeca estará firmando ejemplares en la Feria del Libro de Madrid en la caseta 207 el sábado 13 de junio de 12 a 14 horas. Transcribo un párrafo sobre esta información que me ha escrito Rebeca hoy en un e-mail.


Me gustaría invitarte personalmente a visitarme en la caseta 207 de la Feria del Libro de Madrid el próximo sábado 13 de junio, de 12 a 14 horas. Allí estaré dispuesta a firmar lo que sea, menos talones bancarios e hipotecas ajenas. También me acompañará la divertida Vampirella y me han dicho en la editorial que han contratado a un modelo guapísimo para repartir abanicos. Si puedes no te lo pierdas.


Información de la contraportada del libro:


La alocada historia de una creativa en una agencia de publicidad

Sobre el papel, la Nueva Vida de Sabrina (NVS) parece infinitamente mejor que la Antigua Vida de Sabrina (AVS): ha triunfado en su agencia y ha conquistado al chico de sus sueños.

Sin embargo, las cosas nunca son lo que parecen y, aunque Sabrina está luchando por convertirse de una vez por todas en una adulta de pro, no cuenta ni con su naturaleza inquieta ni con una sombría trama de corrupcción que está a punto de trastocar todos sus planes. Por no mencionar que Nico, su chico, parece un poco distraido últimamente...

Además, el mundo de la publicidad está en peligro y para salvarse necesita a alguien con talento, con iniciativa... y que también sea un poco inconsciente, la verdad. ¡Tiembla, mundo, porque Sabrina vuelve dispueta a todo.

© Cristina Fuster Bertrand


lunes, 8 de junio de 2009

Descarga: "Don Quijote de la Mancha" de Miguel de Cervantes

Para descargar la primera parte, haz click aquí.
Si quieres descargarte la segunda parte, haz click aquí.


CAPÍTULO I

Que trata de la condición y ejercicio del famoso hidalgo don Quijote de la Mancha


En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, y algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entre semana se honraba con su vellorí de lo más fino. Tenía en su casa un ama que pasaba de los cuarenta, y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así ensillaba el rocín corno tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de Quijada o Quesada (que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben), aunque por conjeturas verosímiles se deja entender que se llamaba Quijana. Pero esto importa poco a nuestro cuento; basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad.

Es, pues, de saber que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso (que eran los más del año), se daba a leer libros de caballerías con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer, y así, llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos; y de todos ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Feliciano de Silva, porque la claridad de su prosa y aquellas intricadas razones suyas le parecían de perlas, y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafíos, donde en muchas partes hallaba escrito: La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura. Y también cuando leía: ...los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas os fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento miento que merece la vuestra grandeza.

Con estas razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara ni las entendiera el mesmo Aristóteles, si resucitara para sólo ello. No estaba muy bien con las heridas que don Belianís daba y recebía, porque se imaginaba que por grandes maestros que le hubiesen curado, no dejaría de tener el rostro y todo el cuerpo lleno de cicatrices y señales. Pero, con todo, alababa en su autor aquel acabar su libro con la promesa de aquella inacabable aventura, y muchas veces le vino deseo de tomar la pluma y dalle fin al pie de la letra corno allí se promete; y sin duda alguna lo hiciera y aun saliera con ello, si otros mayores y continuos pensamientos no se lo estorbaran. Tuvo muchas veces competencia con el cura de su lugar (que era hombre docto, graduado en Sigüenza), sobre cuál había sido mejor caballero, Palmerín de Inglaterra o Amadís de Gaula; mas maese Nicolás, barbero del mesmo pueblo, decía que ninguno llegaba al Caballero del Febo, y que si alguno se le podía comparar, era don Galaor, hermano de Amadís de Gaula, porque tenía muy acomodada condición para todo, que no era caballero melindroso, ni tan llorón como su hermano, y que en lo de la valentía no le iba en zaga.

miércoles, 3 de junio de 2009

"Una mujer como tú" en Universo Holístico

En abril publiqué una entrevista a Neus Arqués sobre su libro "Una mujer como tú". Esta entrevista la podéis leer en la revista Universo Holístico en el número de este mes. Se halla en las páginas 82 y 83. Pincha aquí para acceder a la revista.
© Cristina Fuster Bertrand

lunes, 1 de junio de 2009

Vuelve Sabrina Solís

En marzo anuncié que se iba a publicar en junio la secuela del libro "Sabrina: 1 - El mundo: 0", primera novela de Rebeca Rus. El libro "Sabrina contra el Imperio del Zapping" saldrá a la venta el 9 de junio.

Ayer recibí un correo electrónico de Rebeca informándome de su último libro.



Hola, qué tal.

Te escribo para darte la noticia de la vuelta de Sabrina Solís, la alocada creativa júnior protagonista de Sabrina 1 - El mundo 0.

Su nueva aventura se llama Sabrina contra el Imperio del Zapping y creo que es al menos tan divertida como la primera parte (por lo menos yo me he reído muchísimo escribiéndola). En esta nueva novela, Sabrina está viviendo con su chico, Nico, y sigue su plan maestro para convertirse en la mejor creativa del mundo mundial y conocer a Ewan McGregor (no necesariamente por este orden). Lo malo es que la crisis económica está afectando a su agencia y empieza a haber poco trabajo, Nico se comporta de manera extraña y Candela se comporta como siempre (lo cual significa problemas).

El libro se pone a la venta en toda España el próximo 9 de junio, pero el comienzo del primer capítulo se puede descargar gratis aquí:


También puedes obtener un poco más de información sobre la novela en este enlace:


Además Sabrina tiene su propio perfil en Facebook, donde te puedes enterar de lo último que le está pasando (suponiendo que se acuerde de escribirlo):


Y eso es todo, no quiero seguir dando la lata que me pongo muy pesada cuando me pongo a hablar de mi libro. Espero que te guste al menos tanto como la primera novela de la serie.

Un abrazo muy fuerte.
Rebeca Rus

© Cristina Fuster Bertrand

Te puede interesar leer...

La canastilla del bebé y de la mamá

Prepárate para un día tan especial Si estás embarazada, éstas son unas recomendaciones que te hago para que preparar la maleta que lle...